Reflexiones sobre «nuestro» 8 de marzo

¡Hola familia!

Ya desde el miércoles 7 sentía que íbamos a vivir un día histórico, pero me quedé corta, muy corta. Sentimientos y sensaciones que son difíciles de explicar pero que sí que transmitía a mi hija y a quien tenía a mi alrededor. Sentimientos que erizaban mi piel cuando escuché la radio y sólo escuchaba voces masculinas, porque sabía que esas voces femeninas de todas las mañanas estaban sintiendo lo mismo que yo. Y cuando salimos a la calle y noté que había menos movimiento de personas, y cuando en lugar de escoger el camino al trabajo fui a casa a preparar nuestros carteles y ya vi el primer delantal colgado de un balcón.

Desde que decidí hacer un paréntesis en mi trabajo en el aula, he sentido en varias ocasiones añoranza, pero en este día es cuando más lo sentí. Estaba segura de que haría huelga igualmente, pero me habría encantado haber compartido mis reflexiones con mi alumnado y su familia. Y es que, aunque no lo creamos, formamos parte de su historia, y lo que hacemos día a día en clase, antes o después forma parte de ellos y ellas, y entramos en su vida. Y ejemplo de esto son situaciones que vivimos en ocasiones como que te encuentres con un antiguo alumno 7 u 8 años después de darle clase y te diga «Maestra el otro día me acordé de ti cuando vi que se conmemoraba el 25 de noviembre porque pensé qué estarías haciendo en tus clases».

Esas cosas llegan y están ahí, y son el germen de muchas de las semillas que plantamos muchas de nosotras y que el pasado 8 de marzo no fueron a clase y se plantaron en muchas de las manifestaciones del 8 de marzo. Somos más y seremos más, este es ya un movimiento imparable, y debemos seguir trabajando en nuestras aulas y en nuestros claustros. Estoy segura de que seguiremos encontrando algunas dificultades, pero también estoy segura de que encontraremos más aliadas y aliados a nuestro alrededor.

Como decían las cartulinas mía y de mi hija el pasado 8 de marzo «POR LAS QUE FUERON, SOMOS Y SERÁN» y «FEMINISMO ES IGUALDAD. EL FUTURO ES FEMINISMO»

Foto de Mariscal para EFE